MUESTRALE AL SOL TU IRA Y A LA PUTA LUNA TAMBIÉN

domingo, agosto 06, 2006

DOS NUEVE EN UNA MISMA FILA

Hoy me dediqué a los números y terminé un Sudoku. Me costó, pero al final salió. Acostado en una cama, extrañé el papel y los números. Pero en pantalla el Sodoku esta bien. No hay porque amar la tradición. Los tiempos de antes no fueron mejores, los tiempos de ahora son peores. No nos pongamos religiosos mientras me arrodillo y digo una oración. Y claro: el uno, el dos, el tres y luego los demás, hasta el nueve. El nueve que no se mueve. Dos nueve en una misma fila: error. La solución siempre esta ahí, erase. Y sigo, y lo apago y lo prendo y sigo, y lo apago y lo prendo y sigo. Mute or not mute, cualquier cosa es el dilema. Y mientras apreto botones y observo me duelen los ojos. Y abro mi bolso y busco los lentes en el cierre de adelante, y encuentro un par de llaves, dos lápices que no sirven y la caja de los lentes. Busco adentro en el bolsillo grande y encuentro unos libros: El nuevo periodismo de Tom Wolfe, El hombre rebelde de Albert Camus, ¿Por que ocurrió el Big Bang? De Radovic y Sudoku de Vorderman. Una caja de Naproxeno y un diario de la semana pasada. Los lentes no están, las ganas sí, y el tercer ojo también. Mientras tanto aniquilo el dolor y el me atrapa por la cabeza, nada que no se cure con un Panadol, las aspirinas me hacen mal. Acido acetilsalicílico. Y el frío me produce lo mismo que el medicamento, medicamento, sí, medicamento, no hay remedio.