MUESTRALE AL SOL TU IRA Y A LA PUTA LUNA TAMBIÉN

sábado, agosto 19, 2006

PRESENTE DE MODA

Se escucha no rain. Cuando pensaba en apretar la primera tecla que formaría la primera palabra se desparramaron los primeros acordes. Las ideas siempre están ahí y las escupo cuando no estoy distraído. Ahora los acordes saltan. Me rio un poco. Parece que el día termino bien cuando apenas comenzaba. Intento vivir y a veces pierdo mi tiempo en algo mejor, cuando no tengo nada que hacer. No cuento el tiempo ni las monedas en mi pantalón. Hoy no tengo ningún bolsillo roto y ninguna moneda que pueda cantar. Recuerdo las cartas marcadas del tiempo. Debería soñar más y escribir cada vez más rápido. Ahora, la manía del texto, el otro día me di cuenta que así es. Es mi forma, mi estúpida forma de ser.

Miro mi celular, mi Sudoku y un separador de libro. Intento recordar en que libro tenía puesto ese separador. Me doy cuenta que esto no esta cargado de palabras, sólo es un cartucho vacío. Las balas del surrealismo han sido disparadas y una me hirió sin querer mientras terminaba una frase. Por suerte hoy no me sangran los dedos ni las muñecas. Y en la tarde dormí un poco mientras hablaban adelante. No podía abrir los ojos y como siempre los lentes no los había llevado. Después de un rato me fui. Me subí al ascensor y apreté el número uno, ojalá quedara atrapado en el piso trece, pensé, pero no había ningún piso trece. Sólo tenía ganas de caminar un poco y después de sentarme. No había escuchado nada de música y no me importó, ni siquiera escribí una canción y ninguna palabra salió a flote. Nada de aguas turbulentas ni de mareas rojas.

Hoy el sol me molestó y yo sólo quería ver la luna y su brillo mágico. Me cuesta escribir hoy, quizá no tenga nada interesante que contar. Contar: unos, dos y tres. Si un número se repite tal vez lo tenga que dejar.