MUESTRALE AL SOL TU IRA Y A LA PUTA LUNA TAMBIÉN

jueves, agosto 03, 2006

TOCA MADERA

Hoy pensé en las máquinas de escribir Underwood que apretaban los dedos cuando golpeabas una tecla sin darte cuenta. El dedo que siempre era el chico se quedaba entre la a o la z, entre la a y la s. Siempre tenía que ver con la letra a ese apretón y llegue a odiarla por un tiempo con ese odio innecesario. He visto algunas de esas máquinas en ciertos lugares como reliquias, como si fueran parte de un museo. Se veían viejas y en algunas las letras estaban borradas o apunto de borrarse. Los dedos furiosos habían borrado su color y su significado, el mío nunca lo sabrán. Había que pegarle duro, quizá por eso me acostumbre a escribir así.