MUESTRALE AL SOL TU IRA Y A LA PUTA LUNA TAMBIÉN

viernes, septiembre 01, 2006

OLD-VIDA, TRISTEZA.

Si me debo justificar, en mi defensa puedo decir que algunas cosas las atrapo en el aire. Y cuando estiro mi mano hacia el cielo y veo que algo queda ahí entre mis dedos, jugando, río, y las penas luego se olvidan, ellas de mí y yo de ellas. Pero hoy no hablaré de las penas, ni siquiera una alegría asomara por esta puerta, ni por esta ventana. Ningún pájaro se posara sobre ningún árbol ahora que llueve afuera. Y yo seguiré acá con mis lentes al costado del monitor. Y me rascaré la cabeza y escucharé algunas canciones, esas que acaba de esparcir el viento que golpea mi ventana. Y no es abstracto lo que escribo, nunca. Y muchos no entenderán un tercio de mis escritos, los dos tercios que quedan los quemaré y leeré luego de las cenizas.